Cortesía Para Nuestros Labios

Por

Sabor rosado cuando adentro hacemos cielo.
Salpicaduras de cortesía en tus muslos y unos ojos que se penetran, mutuos.

Pero se asustan, ambos.
Y apartan la vista.
Pero se mojan juntas,
y se miran de nuevo.

Horizontes marchitos a contratiempo y un contraste de luna en tus mejillas.

He posado la noche bajo la manta, que tocan tus manos mientras te arrimas.

Dulces; Nuestros sueños que duermen tranquilos ahora.

Has tocado mis pestañas y no es por nada, pero hay un goce, mutuo, de tus labios sobre otros labios, los míos.

Nuestro calor, que se perpetúa.

Mañana decides y mides los centímetros de mis dedos cuando me arrimo,

y en los versos en los que te acercas, o en los que alejarnos, a frío, a calor o a templado.

Todo se elige, hasta el destino que se escribe, aunque este en su esencia sea azar,

es camino que en su-o-puesto.


escrito y fotografía por Alba Redondo Pairet.

Compartir

Sigue leyendo:

© KALDO DE KULTIVO

© KALDO DE KULTIVO